¿Qué es la retina?

Es la membrana interna del globo ocular, responsable de transformar la luz que se proyecta en ella a través de los medios refractivos del ojo. Está formada por fibras nerviosas y células dispuestas en capas.

La luz que entra en el ojo atraviesa la córnea, pasa por la pupila y el cristalino hasta llegar a la retina, donde estimula a unas células llamadas fotorreceptores. Los fotorreceptores transmiten el estímulo luminoso a las fibras nerviosas que constituyen el nervio óptico.

Los fotorreceptores pueden ser de dos tipos:

Conos:

Son estimulados en condiciones de luminosidad y generan la visión central fina y en color. Los conos se localizan principalmente en la parte central y posterior de la retina, llamada mácula.

Bastones:

Son los que actúan en condiciones de poca luminosidad y son los responsables de la visión en blanco y negro, de la visión nocturna y de la visión periférica o lateral. Se localizan, sobre todo, en las zonas periféricas de la retina.

Desprendimiento de retina: Razón por la que se recomienda la Cirugía como tratamiento.

El desprendimiento de retina (DR) está causado por la separación física entre la retina neurosensorial y el epitelio pigmentario al que en condiciones normales está adherida, generalmente debido a la acumulación de líquido entre ambos.

Tipos de desprendimiento de retina:

  • Desprendimiento de retina regmatógeno: Las personas con miopía avanzada son propensas a presentarlo, pues suelen tener una retina más delgada de lo habitual a causa de la degeneración miópica.
  • Desprendimiento de retina traccional: Los pacientes diabéticos que sufren retinopatía diabética de tipo proliferativo están especialmente predispuestos.
  • Desprendimiento de retina exudativo: Secundario a la filtración de líquido por debajo de la retina, causado por otra enfermedad ocular, como tumores e infecciones de la coroides, anomalías de los vasos sanguíneos o el síndrome de Vogt Koyanagi Harada. Generalmente el tratamiento en estos casos es el de la enfermedad causante.

 

¿Quiénes corren riesgo de padecerla?

  • Personas con miopía avanzada.
  • Toma medicamentos para el glaucoma que hacen que la pupila sea más pequeña (como la pilocarpina)
  • Pacientes con diagnóstico de diabetes mal controlada.
  • Tuvo una lesión ocular grave
  • Tiene parientes que han tenido un desprendimiento de retina.
  • Tiene zonas débiles en la retina (detectadas por un oftalmólogo en un examen.

 

Síntomas:

  • Visión de luces parpadeantes de repente.
  • Visión de moscas volantes. Estas se pueden ver como manchas, líneas o telarañas en el campo de visión.
  • Aparición de sombra en la visión periférica (lateral).
  • Aparición de la forma de una cortina gris que cubre parte del campo de visión.

 

¿En qué consiste la Cirugía?

Según la técnica:

Retinopexia neumática

El médico le coloca una burbuja de gas en el interior del ojo. Esto empuja la retina y la ubica en su lugar para que pueda sanar adecuadamente. Posteriormente y durante varios días, el paciente debe mantener la cabeza en la posición específica que el médico recomiende. De esta manera, la burbuja permanece en el lugar correcto y a medida que el ojo va curándose, el cuerpo produce un líquido natural que gradualmente sustituye a esta burbuja.

Vitrectomía

El médico retira el vítreo que jala de la retina. El vítreo es reemplazado por una burbuja de aire, gas o aceite. La burbuja empuja la retina y la coloca en su lugar para que pueda sanar adecuadamente. Si se utiliza una burbuja de aceite, el médico la extraerá unos meses después. El paciente que pasa por esta técnica, no puede viajar a lugares de elevada altitud, ni bucear. Esto se debe a que una alteración en la presión hace que el gas se expanda y aumente la presión ocular.

Bucle escleral

Se cose una banda de goma o plástico blando en la parte exterior del globo ocular. Esto presiona levemente el ojo hacia adentro y ayuda a que la retina despegada selle contra la pared ocular.

Visión con desprendimiento de retina
Visión normal